top of page

El desafío de conciliar las demandas por el agua

“Claramente, es necesario seguir avanzando en la forma como podemos conciliar las distintas demandas que existen y existirán para la cada vez más escasa agua disponible”.



El lema del Dia Mundial del Agua 2023 es “acelerar el cambio para resolver la crisis del agua y saneamiento”. La idea de acelerar el cambio me lleva a reflexionar sobre la diferencia entre la evolución y la revolución, que es una letra, la “r” de la rapidez con la que ocurren los cambios.

En los últimos cuarenta años he podido ser testigo de cómo ha ido evolucionando el manejo del agua en Chile, mediante una gran cantidad de cambios que se han producido de una forma cada vez más acelerada. En efecto, durante casi toda la historia de Chile el manejo del agua se centró en la administración de los derechos o mercedes de agua para su uso en riego, agua potable e industrial (fuerza motriz, insumo, energía y minería).

En los últimos treinta años han ocurrido cambios que cada vez son más rápidos (¿revolución?). La aparición de las demandas de agua para la protección del medio ambiente, las demandas sociales por valores culturales y religiosos y el desarrollo de la industria del turismo como una actividad económica cada vez más importante, han generado una nueva forma de percibir el valor del agua. Por esta razón, con las reformas al Código de Aguas de 2006 y de 2022 incorporaron los usos del agua como la protección de los ecosistemas, a través de los caudales ecológicos, y la mantención del agua en la fuente para el turismo.

Tanto la mega sequía como la incertidumbre y el temor que genera el cambio climático, aumentan la presión que ha existido en torno a la forma en que el agua se gestiona en nuestro país. Por eso, a las mencionadas modificaciones que ha tenido el Código de Aguas, se le pueden agregar las leyes de Cambio Climático y de Humedales Urbanos. Además, el tema del agua fue uno de los puntos centrales de la propuesta de Constitución Política del año pasado y seguramente volverá a serlo en la nueva discusión que se producirá este año. Claramente, es necesario seguir avanzando en la forma como podemos conciliar las distintas demandas que existen y existirán para la cada vez más escasa agua disponible.

Por esa razón, creo que los Consejos de Cuencas, iniciativa impulsada por el Gobierno a través del Comité Interministerial de Transición Hídrica Justa, constituyen una oportunidad para conciliar las demandas mediante la conversación entre los distintos actores (con y sin derechos de agua) para permitir que se conozcan, definan proyectos de bien común y generen confianzas. De hecho, en nuestra zona tenemos un excelente ejemplo de que esto es posible, como lo fue el acuerdo para la recuperación del Lago Laja, donde los regantes, las hidroeléctricas, los empresarios del turismo y las reparticiones públicas lograron una fórmula que permitió proteger el Lago y los Saltos del Laja.

El gran temor que muchos de nosotros tenemos es cómo aseguramos que los Consejos de Cuencas no sean otra más de las tantas iniciativas efímeras que hemos visto a lo largo de los últimos treinta años. Una forma de lograr la continuidad de los consejos es justamente haciendo que los actores conversen, se conozcan, generen confianzas y desarrollen proyectos de bien común.








15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page