Innovación de académico de FIAUdeC es finalista en Premio Avonni

El Dr. Rudi Radrigán, es uno de los tres seleccionados a nivel nacional en la categoría Agro del Futuro FIA, con el sistema para evaluar la calidad de la fruta en los packings mediante el uso de ultrasonido.



El sistema de clasificación de fruta según calidad mediante el uso de ultrasonido, desarrollado por el académico de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIAUdeC), Dr. Rudi Radrigán Ewoldt, fue seleccionado finalista del Premio Nacional de Innovación Avonni. La innovación del Dr. Radrigán es una de las tres escogidas en Agro del Futuro FIA, una de las 12 categorías del premio. Este galardón es entregado hace 16 años por la fundación ForoInnovación; junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación; El Mercurio y TVN, para destacar y visibilizar aquellos proyectos que mediante la Innovación están aportando desde distintas áreas al desarrollo sostenible del país. Las mesas de expertos de Avonni están conformadas por especialistas en sus áreas, quienes basados en su experiencia y conocimiento eligen a quienes hoy están impactando positivamente el ámbito social, económico y ambiental de Chile. Los finalistas fueron dados a conocer el 25 de agosto pasado, tras lo cual, el jurado se reunió el 2 de septiembre para elegir a los ganadores, cuyos nombres serán informados en la ceremonia de premiación prevista para el 8 de noviembre. Desde la organización explicaron que la selección de los proyectos finalistas, tres por cada categoría, se basó en tres criterios: diferenciación, creación de valor y capacidad ejemplarizadora e inspiradora.

INNOVACIÓN “Ultrasonido para revisar la calidad de las frutas” consiste en una solución tecnológica capaz de medir la calidad de todas las frutas sin dañarlas, permitiendo, de esta forma, analizar el cien por ciento de éstas sin pérdidas por muestreo o por mala clasificación. Esta innovación se puede expandir a todo tipo de frutas y adaptarse a distintas líneas de packing. El sistema creado por el investigador compite con Geoperfit, una herramienta geomática enriquecida con Machine Learning para el cálculo predictivo del potencial hídrico subterráneo; y The Earth Says, que desarrolla soluciones tecnológicas para mejorar los procesos de polinización. Según explicó el Dr. Radrigán, quien, además, es director del Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial (CDTA), de FIAUdeC, el sistema fue pensado inicialmente para dar respuesta a una necesidad de la industria del kiwi, sin embargo, se puede aplicar a cualquier fruta. “Desarrollamos un equipo que permite escanear el 100% de la fruta, midiendo parámetros como tamaño, densidad y grado de madurez, sin provocar daños. Generamos una ecuación en vez de una imagen, lo que ahorra tiempo y costos en el proceso de información”, resumió. El prototipo fue validado en la planta de la exportadora Copefrut, en Curicó; así como también fue patentado y registrado en la Inapi. “Ya fue probado a nivel industrial. Lo que viene ahora es el licenciamiento. Para ello, estamos en conversaciones con la empresa francesa Maf Roda, dedicada a la fabricación de calibradoras de frutas”, reveló. Detalló que el sistema consta de un computador con un software de adquisición de datos, y de un oscilador con cristales de ultrasonido. “Cuando pasa la fruta, se envía un impulso, un microcontrolador analiza la respuesta y el software seleccionador toma la decisión de mantener o cambiar la fruta de carril, según los parámetros de calidad ingresados”. El Dr. Radrigán comentó que, normalmente, en los packing hay entre 15% y 20% de fruta mal clasificada, un alto margen de error en comparación con la tasa de 0,06% de error del ultrasonido.

PREMIO “Recibí la noticia con mucha alegría, porque no me la esperaba”, manifestó el investigador, quien reveló que el proyecto nunca se adjudicó financiamiento externo, pues no fue seleccionado en ningún concurso. “Todo lo hicimos con recursos propios, de la unidad de ingeniería del CDTA. Armamos nuestro primer equipo en 2010. Ya cuando tuvimos resultados fuimos seleccionados en un concurso de patentamiento de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTL-UdeC)”, y añadió que “con la tecnología ya desarrollada y patentada, nos acogió el hub Apta, de Santiago, que tramitó las patentes internacionales, y con ésas saltamos al estrellato”. Respecto a su participación en este premio, recordó que su postulación se gestó poco después de participar en la Feria de Innovación de Avonni, donde el piloto generó bastante interés de los asistentes y de medios de comunicación. “Que reconozcan que no estábamos tan equivocados ni tan locos, al seguir porfiando con el proyecto, fue algo sorprendente, nos alegra mucho como equipo y nos anima a seguir trabajando en nuevos desarrollos tecnológicos”, concluyó el académico.










18 visualizaciones0 comentarios