Uno de los tres priorizados para su recuperación en Ñuble.

Realizan primera caracterización del Humedal Taucú en Cobquecura.

Titulada de Ingeniería Ambiental de la UdeC, Natalia Zapata, quien fue premiada por del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería, destacó que la investigación aporta información útil para solicitar la protección del acuífero ante el Ministerio de Medio Ambiente.








La primera caracterización del Humedal Taucú, ubicado en la comuna de Cobquecura, realizó en su proyecto de título de Ingeniería Ambiental, Natalia Zapata Leiva, de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIAUdeC), investigación que le valió estar entre los ocho ganadores del Tercer Encuentro de Estudiantes e Investigadores Postdoctorales del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (Crhiam).

Zapata, quien defendió su proyecto “Análisis del humedal costero de Taucú” en mayo pasado, recordó que junto a su profesor guía, el académico de FIAUdeC, Dr. José Luis Arumí, decidieron generar información valiosa sobre este humedal debido a su rica biodiversidad, a la necesidad de protección, a la falta de información técnica y a la amenaza que representa su emplazamiento en el límite de la zona urbana, donde las actividades turísticas sin regulación y el crecimiento urbano están poniendo en riesgo su equilibrio ambiental.

El proyecto, que contó, además, con la asesoría de los académicos Dra. Nicole Uslar y el Dr. Camilo Souto, hizo una caracterización de la cuenca aportante hacia el humedal, considerando elementos como el uso de suelo, la geología y geomorfología y la red hídrica, así como también un balance hídrico del acuífero, que permitió conocer la composición de la laguna.

Según explicó la profesional, el humedal Taucú, ubicado junto a la homónima localidad y a 5 kilómetros de Cobquecura, cuenta con una amplia variedad de especies de aves y un régimen hídrico propio de los humedales costeros. “El balance hídrico corresponde a una laguna de mayor influencia de agua salina en los meses de enero hasta abril y de septiembre a diciembre por ingresos de agua mediante infiltración, y una laguna de agua dulce para los meses de mayo hasta agosto”, detalló.

De acuerdo a la investigación, el área de estudio posee una superficie de 9 hectáreas. “Corresponde a un humedal tipo estuario, que son cuerpos de agua en las desembocaduras de ríos en el océano generando una laguna influenciada por la marea, donde se mezclan aguas marinas y dulces (...) El humedal Taucú posee vital importancia ecosistémica, albergando una gran biodiversidad que lo hace atractivo para el avistamiento de aves, como el cisne de cuello negro, la gaviota de Franklin, la garza blanca y el zarapito”, se indica.

La ingeniera ambiental acotó que en época estival es común la presencia de kayaks en el río Taucú y advirtió que, debido a la desprotección del humedal, nada impide que en un futuro próximo comiencen a observarse motos de agua, con el consiguiente riesgo de contaminación y destrucción de este ecosistema.

Este humedal “se encuentra a pasos de playa La Rinconada, lo que hace que se convierta en un sitio turístico y de recreación, implica riesgos por parte de la población cercana y de turistas, con problemáticas como: eliminación de residuos, tránsito vehicular motorizado que alteran el hábitat de las aves y su comportamiento, tenencia irresponsable perros vagos que lleva a la caza de fauna silvestre y la actividad turística masiva no controlada con malas prácticas ambientales. Todas esas problemáticas afectan la flora y fauna del humedal provocando una pérdida y fragmentación del hábitat, como también una alteración en la cadena trófica”, señala el documento.

El Taucú es uno de los 40 humedales priorizados en el Plan Nacional de Protección de Humedales 2018-2022, herramienta que implementó el Ministerio de Medio Ambiente que busca contribuir a detener la pérdida y degradación de los ecosistemas de humedales. En Ñuble además, se priorizaron el Humedal y Vegas del río Itata, en Coelemu, y la Laguna Santa Elena, en Bulnes.


Aporte para su protección

Según manifestó el profesor Arumí, este proyecto de título constituye un aporte para la toma de decisiones respecto a eventuales medidas de protección del humedal, particularmente a nivel municipal. “Creemos que esta información puede ser de gran utilidad para la toma de decisiones en cuanto a su protección, por ejemplo, ya que se requiere que el municipio realice las gestiones respectivas”, sentenció.

Asimismo, el docente hizo hincapié en que “se trata de la primera caracterización que se hace de este humedal, lo que es un primer paso pensando en medidas de protección que se debieran implementar”, al tiempo que acotó que ahora es el municipio el que debe realizar los estudios respectivos y declarar al Taucú como un humedal urbano”, sentenció.

En esa línea, entre las conclusiones del proyecto, la autora manifestó que “se espera que la Municipalidad de Cobquecura se pronuncie respecto a elevar la solicitud de declaración de humedal urbano en la respectiva Seremi, para que a futuro este humedal sea un humedal urbano y pueda ser protegido”.