Alumnos FIAUdeC visitan Garces Fruit, la principal exportadora de cerezas del mundo

Las modernas instalaciones de la planta San Francisco de Mostazal de la empresa Garces Fruit, la mayor exportadora de cerezas del mundo, visitaron recientemente alumnos de Ingeniería Agroindustrial de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción, FIAUdeC.


Enmarcada en los aprendizajes prácticos de la asignatura Procesos Agroindustriales I, la actividad permitió a los estudiantes conocer la ingeniería de postcosecha utilizada en una empresa chilena de tecnología superior con un volumen de exportación anual superior a 350.000 toneladas de cerezas.

“Esta fue una visita bastante completa, en la cual los alumnos pudieron ver distintas áreas del proceso de postcosecha, tanto manejo como fisiología de postcosecha, procesamiento, clasificación, limpieza, gestión, producción logística, gestión empresarial y mucha automatización”, sostuvo el académico de la Facultad de Ingeniería Agrícola, Dr. Johannes de Bruijn, quien agregó que “visitamos la planta más moderna de las tres que tiene Garcés Fruit, con una tecnología superior incluso a la de Canadá y Estados Unidos, y mucha automatización, lo que significa que vimos robots y poca gente en la línea de proceso.”

El Dr. Johannes de Bruijn aclaró que por razones de la época, se vieron las operaciones asociadas a mandarinas. “Ellos parten el ciclo el 20 de octubre con cerezas, pero luego procesan los carozos, como duraznos, damascos y ciruelas, después kiwis y luego los cítricos, entonces nosotros llegamos al final de temporada y vimos el proceso de mandarinas”, donde el fruto, igualmente, es sometido a un sistema de limpieza y de lavado y a un tratamiento para recubrir el eventual daño mecánico por corte; luego, se hace un secado y un encerado para que la fruta quede bonita, afirmó el docente sobre la etapa inicial del proceso de postcosecha.

Para Camila Soto, alumna de cuarto año de la carrera de Ingeniería Agroindustrial, ver el proceso fue impresionante, ya que una vez que la fruta se distribuye para el embalaje, que es todo automatizado, la fruta pasa por una cámara que le toma siete fotos por segundo a cada fruta que pasa por la línea, y luego, cada fruto es analizado, en términos de su tamaño, densidad y calidad, para luego ser clasificado. “Es otra visión del packing, para mí fue algo completamente nuevo, porque yo he trabajado antes en packing de exportación de uva, pero no pensé que existía algo así, aquí es todo automatizado, la máquina hace todo, hay personas solamente para controlar las maquinarias, vimos brazos de robots que se ocupan para armar los pallets, donde el robot hace todo, después enhuincha y todo, entonces es increíble lo automatizado que puede llegar a ser, yo no me lo imaginaba así”.


“La salida a terreno es esencial”

La visita de los alumnos de FIAUdeC a la empresa Garcés Fruit, en San Francisco de Mostazal, marcó el retorno a los aprendizajes prácticos luego de dos años marcados por la prevalencia de la pandemia por Covid 19, un aspecto que quiso también destacar el Dr. Johannes de Bruijn, quien afirmó que “el gran plus de esta visita es que los alumnos necesitan este tipo de actividades, la salida a terreno es como esencial y ellos me dijeron que la última salida que tuvieron fue en 2019, por lo tanto, de alguna forma, estamos retomando la actividad práctica”.

Para el académico de FIAUdeC, otro punto interesante de resaltar en la vinculación con la empresa Garcés Fruit es la posibilidad de que los egresados de las carreras que imparte la Facultad de Ingeniería Agrícola puedan realizar su práctica profesional en alguna de las áreas de esta empresa con más de 55 años de experiencia en el rubro de la exportación en fresco. “Ellos están interesados en el recurso humano de calidad y la Universidad de Concepción tiene un gran prestigio, entonces podemos ofrecer práctica y trabajo final, trabajo profesional, tanto a egresados de Ingeniería Civil Agrícola como de Ingeniería Agroindustrial”, detalló el Dr. Johannes de Bruijn.

Similar opinión mostró la alumna, Camila Soto, para quien la experiencia fue altamente motivante “Ver aquí la materia es otra cosa a verlo en el packing, más aun siendo la primera actividad después de la pandemia, es una buena experiencia que sirve mucho de motivación e incentivo porque las mismas personas de ahí nos decían que ustedes pueden hacer práctica aquí, pueden quedar trabajando, entonces, es una motivación esta salida a terreno, nos ayuda mucho”, finalizó la estudiante de Ingeniería Agroindustrial.









6 visualizaciones0 comentarios