CNR y FIAUdeC avanzan en la conformación de la Junta de Vigilancia del río Itata







Los integrantes del directorio provisorio participaron en taller realizado por profesionales de la Facultad de Ingeniería Agrícola UdeC, en la recta final del programa “Transferencia para organizar la Junta de Vigilancia del Río Itata”, de la Comisión Nacional de Riego.


En el marco del programa “Transferencia para organizar la Junta de Vigilancia del Río Itata”, que desarrolla la Comisión Nacional de Riego (CNR) y ejecuta el Departamento de Recursos Hídricos de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIAUdeC), el pasado 9 de noviembre se realizó el taller “Construyendo un plan de gestión para la Junta de Vigilancia del río Itata”, con el objetivo principal de analizar su proceso de organización legal y desarrollar un plan de gestión participativo para la organización.

El programa, que partió en 2019 y concluye en abril de 2022, tiene por objetivo aumentar la eficiencia en la gestión de los recursos hídricos por parte de las organizaciones de usuarios de agua (OUA) del río Itata mediante la organización legal de la Junta de Vigilancia, para lograr una gestión asociativa del cauce. Lo anterior, a través de la realización de las tramitaciones para formalizar la organización, la capacitación a los dirigentes de la nueva entidad y el apoyo en el saneamiento y regularización de los derechos de aprovechamiento.

El jefe de la Unidad de Proyectos de Gestión del Agua del Departamento de Recursos Hídricos de FIAUdeC, Ovidio Melo, quien es coordinador de este programa, explicó que “en Chile, el agua es un bien nacional de uso público, donde el Estado otorga derechos de aprovechamiento a los particulares que lo solicitan, pero una vez que han sido otorgados, el rol del Estado se reduce considerablemente y las principales competencias en cuanto a la gestión recaen en las OUA, razón por la cual son el objeto de mayor interés desde un punto de vista de la gobernanza del agua. En consecuencia, la Junta de Vigilancia del Río Itata y sus afluentes será el órgano encargado de la administración de las aguas del río bajo su jurisdicción”.

Por su parte, Claudio Venegas, representante de la oficina Zonal Biobío-Ñuble de la CNR, destacó que “en el actual contexto de escasez hídrica es una excelente noticia que, a través de un programa de la CNR, Ñuble se encamine a contar con su sexta junta de vigilancia, cuya tarea es administrar y distribuir las aguas a que tienen derecho sus miembros en los cauces naturales; explotar y conservar las obras de aprovechamiento común y realizar los demás fines que les encomienden la ley y sus estatutos”, señaló

La región de Ñuble actualmente cuenta con cinco juntas de vigilancia en los ríos Ñuble, Diguillín, Chillán, Cato y Perquilauquén.

Se estima que con la conformación de esta nueva junta se beneficiarán 1.700 usuarios, incluyendo más de 900 accionistas, quienes podrán contar con una entidad capaz de velar por la correcta distribución de las aguas. Las principales OUA que la integran son las asociaciones de canalistas del Canal Quillón y del Canal Zañartu y la Comunidad de Aguas del Canal Casablanca.

“Mientras más OUA tengamos en Ñuble mayor será la gestión de los recursos hídricos, lo cual es muy positivo, por lo tanto, felicitamos a los regantes del Río Itata por el interés en organizarse y estamos seguros de que culminarán con éxito este proceso”, concluyó Venegas.

Al respecto, Melo subrayó que el proceso de conformación legal se encuentra en su recta final. Detalló que se completó la etapa prejudicial y gran parte de la etapa judicial, en que resta la sentencia, tras lo cual, se abocarán a la tercera etapa, que considera la inscripción en el Catastro Público de Aguas que lleva la Dirección General de Aguas y en el Registro de Propiedad de Aguas del Conservador de Bienes Raíces.

Talleres

El proceso de capacitación consideró cinco seminarios ya realizados, en modalidad online. “El taller realizado este martes viene a cerrar el ciclo de capacitación, mediante la elaboración participativa de un programa de fortalecimiento para la Junta de Vigilancia, que considere no solo lo organizacional, sino también, su rol respecto de la calidad del agua que administran”, contextualizó el Sr. Melo.

Y complementó que “el proceso participativo consideró la realización de cuatro talleres tipo asamblea general que se desarrollaron en Quillón previo a la pandemia y luego una serie de reuniones online donde se tomaron decisiones respecto de los estatutos, el rol de accionistas de la organización y del proceso en general. Dicha participación incluyó a la DGA y a otros actores sociales relevantes”.

En el taller participó el jefe de programa, Dr. José Luis Arumí Ribera (en forma telemática) y el equipo consultor que ejecuta la iniciativa: el ingeniero civil agrícola Ovidio Melo Jara y la abogada Claudia Quiroz Sánchez; así como también el coordinador del programa por parte de la CNR, Iván Pizarro Díaz.




12 visualizaciones0 comentarios